Quién es una hija prodiga?

Quien es una hija prodiga?

Aquella mujer que ha preferido hacer su propia agenda mientras se resiste a reconocer que Dios tiene un propósito más alto para su vida. Cuando todos sus planes autosuficientes e independientes han fallado, ha tenido que reconocer que sólo hay un camino para llegar a la meta anhelada.

Para una reflexión más completa puedes ver la primera entrada del mes de Junio, 2009. suhijaprodiga@gmail.com

domingo, 20 de junio de 2010

Bienaventurados los que lloran (II)

En la primera entrega de esta sección "Bienaventurados los que lloran" reflexionamos sobre el deleite de nuestros corazones cuando en medio del dolor encontramos consuelo y esperanza, pudiendo entonces ser llamadas "Bienaventuradas" que es lo mismo que ser dichosas o felices.


Sin embargo, rara vez nuestra tendencia natural es correr, en primer lugar, al Unico que puede darnos ese consuelo y esa esperanza que tanto necesitan nuestros corazones quebrantados ; sino que tendemos a reprimir o negar el dolor; o, aún peor, buscar placebos que terminan esclavizándonos; pero de ambas "cisternas rotas" -es decir, tanto de la soberbia que tiende a esconder o negar el dolor como de la dependencia o idolatría que nos aprisiona- nos puede rescatar el Señor si nos volvemos a Sus Pies.


Esta doctrina de dolor/tristeza/llanto CON ESPERANZA, es avalada por 1 Tesalonicenses 4:13 donde el mismo apóstol "del gozo" (denominado así por su carta a los Filipenses) no los recrimina por el hecho de que se entristecieran, es decir, que reconocía que hay situaciones que nos harán llorar (como en el caso particular de este versículo en que se refería al dolor por la muerte de seres queridos) sino que les exhortaba a que, en medio de su tristeza, no actuaran como si no conocieran las promesas del Señor ("...que no ignoréis..."); como si recordara las Palabras del SEÑOR cuando dice en Oseas 4:6 "mi pueblo perece porque le faltó conocimiento" .

Cuáles verdades debemos conocer (es decir, "no ignorar") para no llorar como los que no tienen esperanza?

a) En Juan 16:33 Jesús promete a Sus discípulos no sólo Su Presencia hasta el fin de los tiempos, sino también las aflicciones de este mundo;

b) pues, como Verbo de Dios que estaba desde el principio con el Padre, sabía que el pecado no entró solo al mundo, sino que trajo de la mano "a su amigo DOLOR" y así lo podemos constatar en el Decreto de Dios a la mujer, en Génesis 3:16 y al hombre, en el versículo 17; al presentarles las consecuencias de su pecado, es aquí donde por primera vez la Biblia presenta la palabra "Dolor".

Aplicación para mi vida:

Si no eres cristiana o no estás segura de serlo, en la sección del blog titulada "Diferencia entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios" encontrarás orientación al respecto.

Para meditar:

Juan 16:33 "En el mundo tendréis aflicción, pero confiad YO (Jesús) he vencido al mundo"

1. De niñas leíamos cuentos de hadas que siempre concluían con "y fueron felices para siempre"; por lo que nuestros corazones tienden a rechazar mensajes como el de Juan 16:33 o solamente enfocarse en la segunda parte del mismo. Preséntale al Señor las emociones que esa Promesa Suya provoca en tu corazón y tu mente.

2. Has pensado en cuáles son las expectativas de tu vida en esta tierra? Medita en la promesa de Juan 16:33; así como en la frase que dice "no podemos vivir en la tierra como si estuviéramos en el cielo". Pidele al Señor que te permita alinear tus expectativas con Su Verdad. Nuestra respuesta al dolor -alejarnos o acercarnos a Dios- en gran medida está relacionada con el fundamento de mis expectativas: bíblicas o "idealizadas".

3. Recordando que Dios revela en Su Palabra, que podemos llorar/entristecernos/sentir dolor siempre que lo hagamos con esperanza; y además, de que "Su Pueblo perece por falta de conocimiento"; reflexiona en Romanos 15:4 donde se nos muestran dos de los propósitos de las Escrituras: a) consolarnos; y b) darnos esperanza. Qué puedes concluir sobre cuál debe ser tu primer refugio en tiempos de dolor?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada