Quién es una hija prodiga?

Quien es una hija prodiga?

Aquella mujer que ha preferido hacer su propia agenda mientras se resiste a reconocer que Dios tiene un propósito más alto para su vida. Cuando todos sus planes autosuficientes e independientes han fallado, ha tenido que reconocer que sólo hay un camino para llegar a la meta anhelada.

Para una reflexión más completa puedes ver la primera entrada del mes de Junio, 2009. suhijaprodiga@gmail.com

domingo, 27 de diciembre de 2009

A Sus Pies en Navidad (III)

Habiendo analizado las características del incienso como sinónimo de oración, veamos ahoras los demás TESOROS que le entregaron los magos a Jesús:

2. Mirra: Como habíamos dicho se usaba para ungir, consagrar y aliviar el dolor; y además, simboliza la adoración. Es esto precisamente lo que hacemos cuando adoramos al Señor tal como hizo María en Juan 11 quien ungió Sus Pies con un perfume que inundó el lugar. Ella estaba adorándolo.

Según los estudiosos la mirra se consideraba algo muy fino y muy apreciado; la mejor se empleada como ingrediente en la confección del óleo santo (Exodo 30:23).

En Marcos 15:23 vemos que para aliviar el dolor de Jesús se le ofreció "vino mezclado con mirra".

Por lo tanto, si la mirra simboliza nuestra adoración, debemos recordar que es unTESORO que Dios busca, que para El tiene un alto precio, un gran valor y por eso busca a quienes le adoren en Espíritu y en verdad como habíamos dicho anteriormente, ésa sería el equivalente de aquella "mejor mirra" que se reservaba para el óleo santo.

3. Oro: Como habíamos dicho representa pureza que es sinónimo de santidad, que es el llamado que Dios hace a aquellos que El eligió desde antes de la fundación del mundo: SED SANTOS PORQUE YO SOY SANTO (tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, este es Su Llamado).

Sabemos que esa santidad no proviene de nosotros, pues, nuestras mejores obras son como trapo de inmundicia; es la santidad que Dios nos otorga en la persona de Jesús y es la santidad que produce Su Espíritu Santo cuando viene a morar en nosotros cuando hemos creído; y es la que estamos llamados a cultivar en nuestros corazones.
Aplicación para mi vida:

Si no eres cristiana o no estás segura de serlo, dirígete a la Sección del blog (www.lahijaprodiga.blogspot.com) titulada "Diferencias entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios".

Para meditar:

Mateo 2:11: "Abriendo sus tesoros, le entregaron presentes"

1. Pídele a Dios que te dé la sencillez de corazón que te permita ver cuáles son tus tesoros más preciados; a qué le otorgas gran valor en tu vida? Es Su Persona, Su Palabra, Su Obra; en fin, Su Reino? o por el contrario, has creado "tus propios dioses para tí"?

2.Si estás leyendo esta reflexión es porque Dios hoy quiere darte la oportunidad de que descubras dónde están tus tesoros para poder "encaminarte por el camino correcto", si no lo estás, pídele perdón y que te dé la Gracia, la Ayuda, la disposición de corazón para que tu principal tesoro sea El y sólo El, porque sólo El es mas que suficiente.

3. Entrégale a Dios, todos tus tesoros renunciando a ellos para que tu oración (dependencia), tu devoción (adoración) y tu motivación a la santidad sea El; atesóralo como el REGALO de mayor valor, más apreciado en tu corazón. Adórale a El, ríndete a El, reconócelo en todos tus caminos, y El enderezará tus veredas (Proverbios 3).

Recuerda que donde está tu tesoro, allí estará tu corazón, Mateo 6:21

4. Traza metas en tu vida para vivir en pureza y santidad; que nuestra oración sea conforme a la meditación del Salmista en el Salmo 24, que el deseo de nuestro corazón sea estar cada vez más cerca del Dios de Jacob (que así lo llame también, mi Dios, el Dios mío)

Que Dios nos dé la gracia de identificar nuestros tesoros, de entregarlos a Sus Pies y de atesorarlo a El por encima de todas los tesoros terrenales!!!

A Sus Pies en Navidad (II)

Continuando con nuestra miniserie de Navidad, ahora pasaremos a analizar algunos pasajes relacionados con los TESOROS que fueron entregados por los magos a Jesús:

1. El incienso:

a) En Jeremías 11:12-17: Se nos enseña que Dios se enoja cuando lo ofrecemos a otros dioses y se nos advierte que esos dioses no nos podrán salvar en el tiempo del mal; así mismo en Jeremías 2:28 nos advierte que esos dioses que nos hemos construído para nosotros (es decir, según nuestro parecer, según lo que me convenga a mis intereses) no me librarán en el día de la aflicción, y que para Dios hacer esto es construir "altares de ignominia" .

Si el incienso representa la oración que es el medio por el cual nos comunicamos con Dios en señal de dependencia a El, pudiéramos entender que toda "oración" (como sinónimo de dependencia) que hagamos ante cualquier otro "dios" que no sea El, será considerada como altar de ignonimia, y Dios se encargará de enseñarnos que en el tiempo de la aflicción esos "dioses" no podrán librarnos del mal.

Pero aún más, para presentar incienso delante de Dios se requiere un corazón recto, de lo contrario sería vana ofrenda y abominación ante la cual Dios esconde Su Rostro, es decir, la rechaza (Ver Isaías 1:13-17).

Pero Dios sabiendo que en nosotros "mora el mal" nos ha regalado la oportunidad de tener rectitud delante de El a través de la persona de Jesús, por eso en el v.18 de ese mismo capítulo de Isaias 1, nos dice que vengamos y nos limpiemos y lavemos para quitar la iniquidad delante de El.

Para lograrlo, necesito tener un corazón contrito y humillado que reconozca que está sucio por el pecado y que necesita esa limpieza; que sabe que sus pecado son rojo como la grana, como el carmesí y que necesitan ser limpiados, emblanquecidos como blanca lana. Es la actitud del salmista en el Salmo 19:12 quien pide a Dios que lo libre aún de sus pecados ocultos.

Así mismo Dios nos exhorta a través del profeta Isaías que dejemos de hacer el mal y aprendamos a hacer el bien. Si debo aprenderlo es porque no lo sé, porque en mi corazón humano, imperfecto mi tendencia es hacia lo malo, movido por el egoísmo y el orgullo; ese bien que debemos aprender, es a hacer derecho, hacer justicia, hacer lo correcto delante de los ojos de Dios, es ayudar a los oprimidos, a los débiles.

El Señor nos dice en el versículo 19: Si queréis... es como una advertencia, es dejándonos la libertad de decidir, yo puedo elegir entre hacer el bien, entre ponerme a cuentas con Dios, o NO; cuando no lo hago, soy calificada como rebelde y esa actitud de mi corazón me llevará a la muerte espiritual, pues, seré consumida a espada; porqué? terminaré matando los planes de bienestar que Dios quiere darme.

Continúa...

A Sus Pies en Navidad (I)

Con motivo de la Navidad nos detendremos hoy junto con los magos a adorar al Rey de Reyes que nació en un humilde pesebre. Luego continuaremos con la2a serie de este blog que habíamos iniciado antes.

En el versículo 11 del capítulo 2 del Evangelio de Mateo encontramos a los magos (que no eran reyes ni tampoco se especifica si eran tres, y mucho menos conocemos sus nombres) y se nos dice que ABRIENDO SUS TESOROS le ofrecieron presentes; esta entrega de sus tesoros no es otra cosa mas que ADORARLO lo que constituía la razón por la cual habían llegado hasta este lugar, según leemos en Mateo 2:2 cuando ellos dicen que venían a ADORARLO.



Si la adoración "al rey de los judíos que había nacido" era el motivo por el cual lo buscaban, y cuando lo encuentran ABREN SUS TESOROS y le entregan presentes, entonces, podemos concluir que esta entrega era la ADORACION que los movió hasta ese lugar.

Como habrán notado el propósito de este blog es motivarnos a ADORARLO a El, ayudándonos a identificar aquellas actitudes o condición de nuestro corazón que nos impide acercarnos a Su Presencia a rendirle la adoración que sólo El merece y que El busca, pues en Juan 4:23 así lo declara Jesús, que el Padre busca adoradores que le adoren en Espíritu y en verdad; cualquier otra cosa que hagamos en esta tierra nos convierte en hij@s pródig@s.

Volvamos a los TESOROS que los magos abrieron para entregarselos a Jesús:

1. Incienso: Que simboliza la oración. Era costoso, aromático y desde el Antiguo Testamento (Exodo 30) se presenta como utilizado para ser quemado como ofrenda.

2. Mirra: Que simboliza la adoración, pues, era una especia que se usaba para consagrar, para ungir. Era de buen olor, fragante; también se usaba para aliviar el dolor.

3. Oro: Cuyo símbolo es la pureza; por eso vemos que tanto en los elementos del Arca del Pacto como en el Lugar Santísimo del Templo que representaban la cercanía a Dios, este era el metal utilizado.

Continúa...

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Bienaventurados los que lloran... (I)

En nuestro última entrega, vimos a María en tres ocasiones diferentes en su posición favorita: a los pies de su amado Maestro.

El primero de estos encuentros ocurrió a raíz de la muerte de su hermano Lázaro en Juan 11, cuando corrió a postrarse a Sus Pies al escuchar la invitación a través de su hermana Marta, quien le susurró "el Maestro está aquí y te llama". Pudiera resultar chocante que en una serie titulada "Delicias a Su Diestra" se haga referencia a un encuentro de dolor y de lágrimas.

Sin embargo, ciertamente en medio de nuestras aflicciones y dolor quién no encuentra deleitoso, placentero, refrescante y verdaderamente agradable recibir el consuelo que prometió Jesús en Mateo 5:4; algunos comentaristas coinciden que en este caso se trata más bien de llorar por sentirse oprimido por alguna pérdida o dolor en lugar de llorar por arrepentimiento. Pero en cualquier caso, siempre será una "Delicia" ser consolados por el Señor.

Qué actitud de corazón se requiere para postrarse a los pies del Señor en medio del dolor?
  • humildad,
  • dependencia de El,
  • reconocer Su Soberanía,
  • refugiarse en El
  • en fin, buscar Su Compañía, como decía David en el Salmo 34:18 "Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón y salva a los contritos de espíritu"; en una de las versiones de la Biblia escrita en un lenguaje más sencillo, este versículo lee "El Señor está cerca para salvar a los que tienen el corazón hecho pedazos y han perdido la esperanza" (DHH); así lo reitera el salmista en el Salmo 73:28 al expresar "pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien. He puesto en Jehová el Señor, mi esperanza"
De esta manera confirmamos que si "mi bien" o mi "Delicia" es estar cerca de El, si mi deleite es estar a Su Diestra para recibir Su Consuelo que restaura mi esperanza; aún en medio del dolor será a ese Refugio donde correré; y cuando llore allí, seré bendita, dichosa y feliz, que son los sinónimos de la palabra "Bienaventurada" de Mateo 5:4.

Si relacionamos la versión sencilla antes citada del Salmo 34:18 con la declaración de Jesús en Lucas 4:18 cuando publicó uno de los propósitos por el cual el Padre lo envió, al decir "...me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón..." entonces, al igual que María no buscaremos ningún escape para aliviar nuestro dolor, sino que vendremos a estar cerca del Maestro postrándonos a Sus Pies hasta que las vendas de Su Consuelo sanen los añicos de nuestro corazón.

Qué ocurre cuando un corazón hecho pedazos no busca la sanidad a los pies de Cristo? Acaba con su vida; ya sea literalmente, suicidándose como fue el caso de Judas; o acaba con su vida en el sentido figurado buscando escapes donde "olvidar" su dolor; cayendo así en múltiples adicciones, las cuales pretende usar como anestésicos para su alma.

Según recientes estadísticas el costo de las adicciones a sustancias prohibidas y alcohol para el Gobierno de Estados Unidos supera los Cuatrocientos billones de dólares al año; a manera de ejemplo, uno de cada cuatro pacientes beneficiarios del MEDICAID tiene problemas de adicciones.

Este corazón falto de humildad, que se declara independiente de Dios, es el que se encierra, niega el dolor, deja su dolor al tiempo, confiando en que con el transcurrir de los años, esa herida sanará. Pero lamentablemente ocurre todo lo contrario, esa herida puede llegar a infectarse y convertirse en una raíz de amargura que contamine a muchos (Hebreos 12:15).

Esto sucede porque al acumular ira (contra aquellos que le hirieron, contra ellos mismos y aún contra Dios) pretenden esconder su dolor, desarrollando conductas auto-destructivas, entre ellas, las adicciones. En nuestras próximas entregas, abundaremos más sobre este tema, así como sobre las enseñanzas que encontramos en la Biblia para encontrar Delicias a Su Diestra en nuestro dolor, en el lloro y en nuestras lágrimas.

Aplicación para mi vida:

Si no eres cristiana o no estás segura de serlo, dirígete a la sección del blog (www.lahijaprodiga.blogspot.com) titulada "Diferencia entre ser una criatura de Dios y ser una hija de Dios"

Para meditar:

Lucas 7:13 "Y cuando el Señor la vió se compadeció de ella, y le dijo: No llores"

1. Observa dónde corres en primer lugar en medio de tu dolor; quién recoge tus lágrimas y escucha tu lloro? es el Señor, o alguna (s) otra (s) persona (s)? o es en alguna "actividad" donde pretendes encontrar deleite u olvidar tu dolor? Dios es un Dios que se autodenomina como Dios Celoso. Pídele perdón por no colocarlo en el Trono de tu corazón.

2. Has guardado en tu corazón, situaciones de dolor por las cuales nunca has querido llorar porque consideras que esto sería aceptar que en realidad te ocasionó una herida? De ser así, confiesa tu orgullo y soberbia al Señor; pídele que te enseñe a traer tu dolor confiadamente a Sus Pies.

3. En los pasajes de Génesis 42:24, 43:30 y en especial, el versículo 45:2 encontramos a José "llorando a gritos", es decir, enfrentando un dolor que pudo haber estado reprimido durante los largos años que transcurrieron desde la traición y abandono de sus hermanos. Luego de haber "llorado a gritos" estuvo preparado para presentarse a sus hermanos. Existen personas a quiénes no te atreves a enfrentarte por no haber resuelto tu dolor delante de Dios?

4. Medita en las palabras de José en Génesis 45:5-8; a quién atribuyó todo el dolor que había sufrido? Crees esto? Si es así, porqué mantener raíces de amargura que no te permiten disfrutar las "Delicias a Su Diestra"?

domingo, 8 de noviembre de 2009

El corazón que se deleita en Dios

En nuestra última entrega analizamos el significado de la frase "Delicias a Su Diestra" concluyendo que en la medida que una persona entienda mejor las implicaciones de estar a Su Diestra (esto es, estar en Cristo, ser nueva criatura, elegida, amada, aceptada, justificada; estar en ese lugar de honor) irá encontrando mayor deleite (es decir, placer, gozo y satisfacción) en Dios y en Su Palabra.
Esto así porque cuando nos percatamos de "esta salvación tan grande.." que se nos ha entregado; cuando levantamos el vuelo como el águila y desde arriba en "los lugares celestiales..." donde estamos sentadas con Cristo, vemos lo profundo y enlodado del "pozo cenagoso" de donde fuimos sacadas y reflexionamos en que "la paga del pecado es muerte..." y que El Dios tres veces santo se enlodó con nuestro pecado con el único propósito de que esa muerte no nos alcanzara... dejándonos libres de toda deuda... la respuesta que deberá brotar de nuestros corazones es de un profundo agradecimiento por Su Bondad, por Su Gracia.
En la Biblia no encontramos mención alguna sobre cuál era la condición de María (la hermana de Marta y Lázaro) antes de venir a los pies de Su Amado Maestro, pero lo cierto es que en su corazón había una devoción, una gratitud y entrega tal a la persona de Jesús que en cada ocasión que se le menciona en la Palabra, la encontramos postrada a Sus Pies, adorándole; veamos:
1. Juan 11:1-44: Este pasaje nos narra la muerte de Lázaro, hermano de María; por lo que entendemos que el corazón de ésta, se encontraba adolorido, entristecido. Pero tan pronto Marta le dijo en secreto (v.28) "El Maestro está aquí y te llama...", María se levantó rapidamente y vino a El... tan pronto lo vió... se postró a Sus Pies...llorando.
Es importante notar que no solamente ella estaba llorando sino también los judíos que la acompañaban, esto puede hablarnos de que su dolor era tan grande que había conmovido a los que estaban a su alrededor... y al propio Jesús (versículos 32-33). Sin embargo, según algunos comentaristas, el pueblo judío acostumbraba a contratar "plañideros" que lloraban en los funerales, por lo que ese grupo pudo haber estado compuesto también por éstos.
De todas maneras, el ejemplo de María en este pasaje es que aún en medio de nuestro dolor, podemos correr a encontrar a Jesús... allí... a aquel lugar adonde El nos llama, para enseñarnos (si nos detenemos a observar, nos percataremos que cuando Marta comunicó el mensaje a María, le dijo que el "Maestro" la llamaba); María corrió para ser enseñada por Su Maestro en medio del dolor, porque sabía que El le daría el consuelo que su alma necesitaba en ese momento. Pero notemos que de inmediato se postró a Sus Pies... en señal de adoración, de rendición; y en ese momento, le dijo "si hubieras estado aquí.." no como un reproche, según coinciden los comentaristas, sino más bien como una declaración de confianza.
2. Lucas 10: 39: En esta ocasión la encontramos a los pies de Jesús, como una fiel discípula escuchando las palabras del Maestro; las cuales Jesús mismo había declarado que "son espíritu y son vida" (Juan 6:63), esto ocurrió cuando enseñó que El era el pan de vida que no sólo quitaba el hambre, sino que además, saciaba la sed (imagina estar hambrienta y comer un pedazo de pan para saciar tu sed) a lo cual sus discípulos habían respondido que sólo Jesús tenía palabras de vida eterna.
María estaba tan absorta en estas palabras que salían de la boca de Jesús, que parecería que ni siquiera escuchó las palabras afanosas de su hermana Marta; sentada a Sus Pies, María estaba comprobando lo que Moisés había escrito en Deuteronomio 8:3 y que Jesús había repetido a Satanás cuando lo tentó en el desierto, y es que "no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios".
3. Juan 12:3: Este pudiera considerarse como el evento de adoración cumbre en la vida de María; también se encuentra narrado en los evangelios de Mateo y Marcos, en los capítulos 14 y 26, respectivamente.
Este momento de adoración supera a los anteriores, porque en el primero, si bien María se postró delante de Jesús en su dolor, una actitud loable de rendición, no menos menos cierto es que en lo profundo de su corazón existiría una intención para un beneficio propio: encontrar consuelo. Por otro lado, en la ocasión en que se sienta a escuchar Sus Palabras, también pudiéramos entender que recibiría un beneficio personal.
Pero en esta ocasión, donde ella simplemente se postra a Sus Pies a adorarlo, delante de las demás personas sin importarle ni el costo del perfume, ni del frasco que contenía el mismo, como tampoco los comentarios de los invitados a dicha cena; es decir, en una completa entrega, sin esperar nada a cambio, sólo enfocada en el objeto de su adoración: la persona de Jesús.
Esto nos habla de un profundo amor, gratitud y devoción en el corazón de María hacia Su Amado Maestro; ella no escatimaba recursos, ni le importaba su reputación con tal de agradarlo a El, era capaz de vaciarse y derramarse por entero delante de Aquel quien la había consolado, quien la había instruido, quien la había saciado con Sus Palabras de vida eterna. Y es precisamente este evento, del cual Jesús proclama que donde quiera que se lleven las Buenas Nuevas del Evangelio, se contaría lo que esta mujer había hecho.
El corazón que se deleita en Dios, es aquel que lo busca en medio del dolor, lo busca como la única fuente de satisfacción, busca en Su Palabra la instrucción y dirección para el diario vivir; pero es también el corazón que se desborda en amor, entrega, gratitud delante del Rey de Reyes y Señor de Señores; en una vida de entrega y rendición donde agradarle a El constituye el centro de su existencia, sin importar el costo (de lo que tenga que dejar, renunciar).
Aplicación para mi vida:
Si no eres cristiana o no estás segura de serlo, dirígete a la Sección del blog (www.lahijaprodiga.blogspot.com) titulada "Diferencias entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios".
Para meditar:
2a. Crónicas 16:9: "Porque los ojos del Señor contemplan toda la tierra para mostrar Su Poder a favor de aquellos que tienen un corazón perfecto para con El"
Partiendo de que el corazón es el centro de la personalidad, del carácter de la persona que incluye su voluntad y sus pensamientos y que el término "perfecto" en el hebro corresponde a "shalem"que significa "completo", respondamos a las siguientes preguntas:
1. Entregas tu dolor "completo" a Dios? Es decir, no le escondes las emociones que brotan a raíz de situaciones que te provocan dolor? o por el contrario, reprimes esas emociones porque piensas que son demasiado "inmundas" para presentarlas a Dios? Hay resentimientos escondidos contra Dios por algún dolor del pasado? o te has postrado a Sus Pies entregándole con corazón sincero todo tu dolor? Aprende del hombre "conforme al corazón de Dios", acompaña al Rey David en un paseo por los Salmos para que descubras cómo entregaba todo su dolor en las Manos de Dios; se requiere humildad y transparencia delante de Dios para poder sanar y escuchar Su Dulce Voz diciéndote "no lo entiendes hoy, pero lo entenderás después".
2. Eres Su Discípula? Permites que Jesús te instruya a través de Su Palabra? es Su Palabra, tu alimento? dónde corres a calmar tu hambre y tu sed? dónde corres en buscas de instrucción? Deténte en Isaías 55 e identifica cada una de las invitaciones que Dios nos hace (venid, comprad, comed, oidme, escuchad, buscad) bien pudiera éste pasaje ser el equivalente del secreto de Marta a los oídos de María "el Maestro está aquí y te llama".
3. Así como María no buscaba ningún beneficio al derramar el frasco de alabastro para ungir a Jesús; pidamos a Dios que "busquemos primero Su Reino y Su Justicia" olvidándonos de las añadiduras; que vivamos agradecidas, con una genuina devoción a Nuestro Amado Salvador, sin importar el costo.

lunes, 26 de octubre de 2009

Delicias a Su Diestra

Según anunciamos la semana pasada, en las próximas entregas estaremos meditando en las "Delicias a Su Diestra" que encontraba el salmista en la Presencia de Dios tal como expresa el Salmo 16 y que aparentemente descubrió María cuando se sentaba a los pies del Maestro.

Para iniciar esta serie de meditaciones, es recomendable detenernos previamente para revisar el significado de esta frase "Delicias a Su Diestra" que nos transmite la idea de un lugar físico, que se ubica a la diestra de alguien; en el contexto del Salmo 16 el punto de referencia es la Presencia de Dios lo que equivale a decir, que es Dios mismo.

Pasemos entonces a revisar qué significa estar a la Diestra de Dios:

De acuerdo a los comentarios consultados, cuando se hace referencia a que una persona se encuentra a la diestra de Dios se trata de alguien de confianza ya que ése es el lugar de más alto honor reservado para los fieles; aún más, es considerado tan especial que en numerosos pasajes se nos enseña que se trata precisamente del lugar que le ha sido reservado a Jesús mismo (Mateo 26:64, Mateo 14:62, Marcos 16:19; Lucas 22:69, Hechos 7:55, Romanos 8:34, Efesios 1:20, Colosenses 3:1, Hebreos 1:3, 8:1, 10:12, 12:2, 1 Pedro 3:22, entre otros)

Por lo tanto, esas delicias que se encuentran a la diestra de Dios solamente podemos disfrutarla cuando nos encontramos "en Cristo", es decir, cuando somos "nuevas criaturas" como señala 2 Corintios 5:17; es esta nueva criatura a la que se le llama "hija de Dios" según nos enseña el Evangelio de Juan en su capítulo 1 versículo 12. (Para un mejor entendimiento de este tema, puedes dirigirte a la sección del blog titulada "Diferencias entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios").

En una de las versiones de la Biblia que se encuentra en internet, la frase utilizada en lugar de "Delicias a Su Diestra" es "Felicidad eterna a Tu Derecha". Veamos algunas definiciones de la palabra "delicias" así como de otras, relacionadas con la misma; a saber:

Delicia: f. Placer intenso que algo produce en el ánimo o los sentidos
f. Placer muy intenso del ánimo.

Debido a que ambas definiciones de la palabra "delicia" indican que se trata de un placer en el ánimo, revisemos entonces el significado del término " Placer"

Placer:
m. Gusto, satisfacción, sensación agradable

Otras definiciones incluyen el gozo; así como una "sensación agradable producida por la realización de algo que gusta o complace".

Cuando algo me produce satisfacción, placer, gozo, es porque además, ese algo o alguien es valioso para mi persona; es preciado.

En la definición de "delicia" se expresa que ese placer, gozo, contentamiento y satisfacción se producen en el ánimo del individuo que lo disfruta; por lo que es pertinente refrescar el concepto de la palabra "ánimo" la cual se define como
"alma o espíritu en cuanto es principio de la actividad humana".

Ahora vamos adquiriendo una idea más acabada de lo que implica tener "Delicias a Su Diestra", la cual puede resumirse como la satisfacción, y sensación agradable en nuestro espíritu al recibir el privilegio de estar en el más alto lugar de honor y de confianza del Dios del Universo; no porque yo lo merecía sino porque "...nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús..." según Efesios 2:6 porque "...vosotros que en otro tiempo estabáis lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo..." (Efesios 2:13). Es menester tener presente que Cristo está a la Diestra de Dios, y si quienes estamos "en Cristo" nos hemos sentado (en tiempo pasado; es decir, ya es un hecho consumado) en los lugares celestiales con El, entonces, YA ESTAMOS A SU DIESTRA.

Sin embargo, siendo sinceras muchas veces ni entendemos, ni creemos, ni sabemos que ya estamos a la Diestra de Dios, ni las implicaciones que tiene para nuestras vidas; pensamos que es algo que acontecerá luego de que nuestro espíritu abandone este cuerpo mortal. Y como consecuencia de tal desconocimiento no aprendo a disfrutar en esta "primera fase" de mi vida eterna de los privilegios, de las delicias que se me han concedido al estar a la Diestra de Aquel que anhela que yo me deleite en El.

Esta condición es similar a que me entreguen el título de propiedad de mi casa y yo me siente afuera a imaginarme todo lo que quisiera hacer cuando ya sea mía... simplemente porque desconozco las leyes que regulan la propiedad inmobiliaria y no tengo idea de los derechos que me confiere ese título que han puesto en mis manos. Asi de absurdo nos ocurre a muchas que ya estamos a Su Diestra pero no hemos dedicado tiempo para conocer las leyes que rigen mi "nueva creación", mi "adopción como hija" y los derechos que me han sido conferidos y por consiguiente, no disfruto las Delicias a Su Diestra.

Aprendamos a deleitarnos, es decir, a encontrar satisfacción:

a) En Su Bondad como nos dice Nehemías 9:25: Cuando reconocemos las bondades de Dios para nuestras vidas, cultivamos la gratitud la cual a su vez sana nuestro corazón, quitando la dureza que nos impide disfrutar las delicias a Su Diestra;

b) En Su Persona: como le aconsejó uno de los amigos a Job para que aprendiera a tener una relación más intima con el Señor y que éste lo escuchara (Job 22:26-27) o como decía el "hombre conforme al corazón de Dios", en el Salmo 37:4 "Deléitate así mismo en Jehová y El te concederá las peticiones de tu corazón", pero debemos tener cuidado de no pretender engañarnos a nosotras mismas y creer que estamos burlándonos de Dios cuando supuestamente queremos "deleitarnos en El" y en el fondo, lo que nos interesa es que "El nos conceda las peticiones de nuestro corazón.

c) En Su Palabra: deleitándonos en Sus Mandamientos, en Su Ley al igual que el salmista en el Salmo 112:1, y el 119 en varios versículos (24, 77, 92, 143, 174) o el apóstol Pablo en Romanos 7:22. Hacer de ella nuestra delicia al meditarla de día y de noche según nos modela el hombre bienaventurado del Salmo 1.

Reflexión:

Santiago 4:3 "Pedís y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites"

1. Es Dios mi deleite? o pasar tiempo con El no es mas que el cumplimiento de una regla?
2. Disfruto meditar en Su Palabra? puedo decir como el salmista que hacer Su Voluntad me ha agradado?
3. Tengo un corazón agradecido por la Bondad de Dios en mi vida? o se ha endurecido por la ingratitud y constante queja?
4. Dónde corro en mi búsqueda de gozo?en qué se agrada mi alma?

lunes, 19 de octubre de 2009

Ahora... dos hermanas...

Luego del recorrido "Caminando con la hija pródiga" el cual terminamos la semana pasada, con el veredicto de que ambos hijos habían prodigado sus vidas, uno fuera de la casa del padre y el otro, tristemente dentro de la misma. Así finalizamos pidiéndole al Señor que nos dé corazones que anhelen y disfruten Su Presencia más que cualquier otra cosa en este mundo.

Hoy iniciamos una segunda etapa que hemos titulado "Delicias a Su Diestra"; en esta ocasión, estaremos meditando sobre la relación de dos hermanas con Jesús: María y Marta. La razón por la cual hemos seleccionado estos personajes es porque precisamente una de ellas parecía haber encontrado esas "delicias a Su Diestra" de las cuales nos habla el salmista en el Salmo 16:11 el cual fue uno de los pasajes con los que cerramos "Caminando con la hija pródiga".

La mayoría conocemos aquella declaración de Jesús respecto a la actitud de cada una de estas hermanas, la cual se encuentra en Lucas 10:38-42: "...Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria, y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada".

Si meditamos en el pasaje nos percataremos de que Jesús no indica que el problema eran las muchas cosas que Marta estaba haciendo, sino que al parecer El notó que ella entendía que NECESITABA esas cosas... quizás para encontrar su identidad, su valor, su propósito? Notemos que Jesús no le dice: "María no está haciendo todas estas cosas" sino que le dice "sólo una cosa es necesaria", como queriendo decirle "no necesitas nada más..." que mi presencia; nada más que mis palabras, YO SOY tu Suficiencia.

Por lo tanto, no parecería que el problema radica en las cosas que Marta hacía sino en la motivación que pudiera existir veladamente en su corazón, como sería el caso de que ella entendiera que "necesitaba" hacer todas esas cosas para encontrar satisfacción.

En las próximas semanas estaremos meditando en la actitud correcta que debemos tener al sentarnos A Sus Pies, al buscar las Delicias a Su Diestra; pues, aunque Jesús elogió esa elección de María, lo cual pudiera llevarnos a querer imitar su ejemplo, es preciso que estemos alertas ya que debido a la pecaminosidad de nuestros corazones, podemos desvirtuar el significado y propósito de la misma al creernos que al adoptar esta posición pertenecemos a una "élite espiritual" por debajo de la cual se encuentran los demás "simples mortales".

A continuación algunos pensamientos sobre la plenitud de gozo y las delicias a Su Diestra que encontramos al sentarnos A Sus Pies:

Ven, Alma mía siéntate a los pies de Jesús

Ven, Alma mía siéntate a los pies de Jesús
Recibe Su instrucción, Su mirada, Su ternura,
Sus Palabras y Su Amor

Respira de Su calma, disfruta Su perdón
envuélvete en Su cálido abrazo
ama a Tu Salvador

Escúchalo con atención
Conténtate en El
quédate en Su Regazo
Ríndete a Sus Pies

El tiempo pasa y no lo notas cuando
te sientas a Sus Pies
y todas aquellas aparentes derrotas
se convierten en victorias
si te encuentras a Sus Pies

El se hace más grande y tú, más pequeña
cuando te has sentado a Sus Pies
El nos dijo que todo cuánto necesitamos
es nuestro cuando nos encontramos a Sus Pies

Cuál fiel discípula recibe las enseñanzas
que el Buen Maestro te imparte
cuando permaneces a Sus Pies

Nada ni nadie te posee
nada ni nadie ocupa Su Trono
Cuando tú vives a Sus Pies

Mi Amado es mío
y yo soy Suya
por eso más que sentarme
mi anhelo es vivir a Sus Pies

Y que aún cuando me levante
mi corazón permanezca
en completa sumisión
siempre postrada a Sus Pies

martes, 13 de octubre de 2009

Lucas15:29-32: "...hace tantos años que te sirvo..."

En la última ocasión habíamos dejado al hijo mayor en su enojo, resistiendo la invitación con ruegos del padre a que se uniera a la celebración; simplemente su orgullo le impedía "gozarse con los que se gozan" entre los cuales se encontraba su padre; igual ocurre con nuestro orgullo que nos impide gozarnos en la Presencia de Dios pues, El "resiste al orgulloso".

El orgullo en su corazón se manifestó de inmediato frente al ruego del padre, a quien de inmediato empezó a reclamarle y a "sacarle en cara" todo cuanto había hecho por él, como si llevara cuentas; como si fuera una carga; este reclamo era una muestra de que no disfrutaba nada de lo que estaba haciendo. No se había quedado con el padre por amor, por lo tanto no había una intención sana de contribuir con la casa de su padre; ni siquiera entendía que era su responsabilidad. Todo parece indicar que lo hacía en espera de gratificación.

Cuando el padre salió a invitarlo, el hijo ni siquiera lo saluda, sino que empieza a reprocharle, a recriminarle, a recordarle "todo cuanto había hecho por él"; a todas luces, quería manipularlo, intimidarlo, acusarlo, pues le dice "...nunca me has dado ni un cabrito"; jugaba el papel de la víctima y asigna a su padre el papel de victimario; cual niño malcriado a quien le quitan su juguete de la mano. No se da cuenta de que en realidad dejaba al descubierto lo que había en su corazón: todo lo hacía en espera de una recompensa, es decir, centrado en sus propios intereses egoístas.

El orgullo es una condición del corazón que se manifiesta externamente con auto-justicia (yo he hecho o yo no hago), con egocentrismo (que nos impide aún ver nuestras faltas), con quejas, reclamos, manipulación, con hiper-sensibilidad (me ofendo con facilidad si no me salgo con mis propósitos).

Pero además, el orgulloso tiende a sobrestimarse a sí mismo y aquello que hace, por eso el hijo mayor se atrevió a declararle a su padre "no habiéndote desobecido jamás", lo cual era una exageración, una mentira. Ciertamente este individuo tenía "una viga en su ojo" que no lo dejaba ver su verdadera condición.

No satisfecho con haber acusado al padre, con haber jugado el papel de víctima; entonces arremete contra aquel que no se merecía ser motivo de celebración, es decir, el hijo pródigo, el indigno, el que se fue y lo malgastó todo. El hijo mayor se coloca en el plano del juez implacable que condena al menor. Otra manifestación externa del orgullo es la jactancia y la vanagloria. Pero ademas, al denostar al hijo pródigo frente al padre, parece haber una intención aviesa, maliciosa de querer predisponer al padre, trayendo al presente lo que el otro había hecho en el pasado, aquello que ya el padre había perdonado. En el fondo de su corazón: querría él, que esa fiesta se hiciera en su honor, por su "arduo sacrificio, labor y lealtad a través de los años?

Para qué dice el hijo mayor que quería el cabrito que su padre no le dió? para gozarse con sus amigos; en el fondo habrá querido "gozarse" como lo hizo el pródigo? Toda esta situación sacó a relucir la verdadera condición de su corazón, de sus deseos, de sus intereses, de la misma manera que el Señor llevó al pueblo de Israel al desierto "para probar lo que había en su corazón", y de la misma manera que El nos lleva hoy al desierto, para que descubramos lo que hay en el nuestro.

Si Dios nos diera la gracia de ver lo que hay en nuestros corazones, tendríamos suficiente trabajo para dedicar toda una vida pidiéndole al Señor que lo limpie, santifique y purifique, Lo amaríamos más a El, porque nos daríamos cuenta de que tiene que ser un amor muy grande el que nos tiene, para no habernos consumido mucho tiempo atrás, pero además, tendríamos menos tiempo de estar atendiendo a los asuntos ajenos, recordando que Romanos 14:12 nos dice que cada quien dará a Dios cuenta de sí; estaríamos más conscientes de la magnitud de la cuenta que debíamos rendirle a El y que sin merecerlo, El nos liberó al morir en la cruz.

La fachada externa del hijo mayor era de aparente fidelidad, dedicación, obediencia pero la real, era de resentimiento, amargura, envidia, irrespeto, no asumir su responsabilidad, de sentir pesada carga al hacer lo que le correspondía hacer. Toda esta condición se reflejaba en sus palabras despectivas y de desprecio a su hermano cuando en el versículo 30 se refiere a el, como "este hijo tuyo", es decir, ni siquiera lo llamaba mi hermano, no quería tener ningún vinculo con el. En este versículo practicamente acusa al padre de ser injusto al haber ordenado que se incurriera en gastos para recibir a aquel "que ha consumido tus bienes".

Pero observemos la bondad, el amor, la misericordia del padre cuando le responde dulcemente "todas mis cosas son tuyas" , cuando habría podido decirle " a final de cuentas, TODO ES MIO y yo hago con ello como yo quiera sin tener que darle cuentas a nadie", pero no, el corazón de amor del padre, trata de que vea que no solo el cabrito que quería para gozarse con sus amigos, lo hubiera podido tener, sino que aún más allá "todas mis cosas son tuyas". En esta respuesta se respira gracia, no hubo un solo reproche.

Pero todavía más, el padre le dice "hijo, tú siempre estás conmigo", es decir, el padre lo sentía cercano a pesar de la lejanía del hijo quien no tenía una relación con él, a pesar de que al hijo mayor no le interesaban los asuntos del padre, no se preocupaba por aquello que pudiera hacerlo sentir contento... a pesar de todo el padre lo amaba y lo sentía cercano a su corazón.

Finalmente el padre le dice en el versículo 32 que "era necesario" hacer fiesta por el regreso del pródigo, no simplemente para cumplir con una tradición, tampoco porque fuera algo forzado, impuesto ni obligatorio, sino que ante el júbilo que había en su corazón, la única consecuencia natural era celebrar. Sin recriminarlo, el padre lo vincula a su hermano menor de quien el mayor pretendía desconectarse cuando le llamó "tu hijo", pero el padre le dice "éste tu hermano", es decir, aunque tú no lo consideres así, ese es tu hermano porque tú también eres mi hijo. Los coloca en un plano de igualdad delante de El, así como Dios nos dice que El "no hace acepción de personas".

A diferencia del hijo menor pródigo que termina con un corazón arrepentido, la historia del hijo mayor (también pródigo) no nos muestra que haya reconocido la magnitud de su pecado delante del padre: su egoísmo, su orgullo, su ingratitud, su hipocresía, su juicio contra su hermano, su falta de perdón y de misericordia. Qué pena que ante tanta bondad, gracia y misericordia en cada una de las palabras del padre -sin reproche, sin recriminación- el corazón del pródigo mayor no se ablandó, permaneció en su ceguera y dureza espiritual.

Aplicación para mi vida:

Si no eres cristiana o no estás segura de serlo, dirígete a la Sección del blog (www.lahijaprodiga.blogspot.com) titulada "Diferencias entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios".

Para meditar:

Lucas 17:10 "Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: "Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, eso hicimos"

1.Haz una lista de las actitudes malsanas que pudieras eliminar si adoptas la mentalidad de "sierva inútil, que hace lo que tiene que hacer, es decir, que cumple con su papel, con su responsabilidad". De seguro que en esa lista se encontrarán la ingratitud, la queja, el orgullo, la jactancia, la vanagloria, la comparación con los demás y la búsqueda de reconocimiento.

2. Por otro lado haz una lista de las actitudes sanas que pudieras obtener al adoptar esa mentalidad. Asegúrate de que incluya la humildad, el gozo, el sentido de responsabilidad individual, de gratitud al poder ser partícipe de una obra incomparable: La construcción del Reino de los Cielos.

3. Si el trabajo para el Señor, es decir, "lo que debes hacer" según el llamado que El tiene para tu vida (así sea en tu hogar, como esposa, como madre, en un lugar de trabajo, en el ministerio) te resulta una carga pesada, revisa tu relación con el Señor porque Jesús nos promete que si venimos a El, cargadas y atribuladas, El nos hará descansar, pues su yugo es fácil y ligera su carga (Mateo 11:9:30).

4. Recuerda que "cercano está el Señor, a todos los que le invocan de veras" (Salmo 145:18) si lo sientes lejano, creo que es la única ocasión en que pudieramos decir SE TRATA DE TI y NO DE EL, pues El se deja encontrar de aquellos que le buscan de verdad. Revisa las intenciones de tu corazón en tu caminar y servicio a El: hay orgullo, falta de amor, de perdón y de misericordia que te impiden experimentar Su Presencia? No te quedes como el hijo pródigo mayor que estando frente al padre no confesó su pecado, que habiendo estado todo el tiempo en la casa de su padre, no disfrutó su presencia; más bien adopta la actitud de arrepentimiento del hijo pródigo menor y vuelve a la Casa de Tu Padre porque mejor es un día en Su casa, que mil fuera de ella como dice el Salmo 84:10.

Al finalizar este estudio, le pido al Señor que te dé hambre de Su Presencia, que descubras la frescura de los atrios de Jehová, que entiendas que sólo en Su Presencia "hay plenitud de gozo, delicias a Su Diestra para siempre" (Salmo 16:11) y que es allí donde "El te mostrará la senda de la vida" el verdadero sentido, valor, propósito de la vida no lo encontrarás en ningún otro lado. Su Presencia, Su Persona, Su Amor es Mas que Suficiente.

martes, 29 de septiembre de 2009

Lucas 15:25-28: "El hijo mayor...se enojó..."

En medio del ambiente festivo de las últimas semanas, nos encontramos en el día de hoy con otro personaje a quien según los comentarios le correspondía intervenir como mediador en el conflicto suscitado entre su padre y su hermano, debido a su posición de hijo mayor de la familia; sin embargo, había estado ausente en toda la narración por lo que podemos concluir que no asumió el rol que le correspondía; este personaje es el hijo mayor.

El versículo 25 nos dice que el hijo mayor regresaba del campo donde probablemente había estado trabajando durante todo el día, lo que implicaría que en este momento regresaba agotado al concluir una jornada más de ardua labor; quizás venía con planes de descansar pero éstos fueron deshechos cuando escuchó la música y todo el alboroto de las danzas.

En ese momento pudo haberse sentido desconcertado ante la sorpresa de la algarabía y el júbilo ya que al salir temprano a sus labores no había sido enterado de que se preparaba celebración alguna para ese día. Aparentemente aún antes de enterarse del motivo de la fiesta, había decidido en su corazón no entrar si no era de su interés, pues, antes de llegar a la casa preguntó a uno de los criados cuál era el motivo de la celebración, quizás con la intención de ver si le convenía o no, si le interesaba o no, compartir con aquellos invitados.

Pero su sorpresa fue aún mayor cuando supo que todo ese regocijo estaba dedicado a recibir a su hermano menor, aquel a quien quizás consideraba como un "egoísta" que se había marchado dejándolo sólo con todas las responsabilidades de la casa del padre en las cuales había invertido sus energías y tiempo desde su partida .

Partiendo de su respuesta luego de enterarse del motivo de la celebración, podemos concluir que su indignación, dolor y malestar iría aumentando en la medida en que el criado le iba anunciando el motivo de la celebración: a) tu hermano ha venido; b) tu padre ha hecho matar el becerro gordo; y, c) por haberle recibido bueno y sano; cada frase iba clavándose en su corazón como estocadas que lo desangraban haciéndolo enojar al punto de no querer entrar.

Esta negativa a participar de la fiesta en la cual el anfitrión era su padre, constituía un insulto grave a la dignidad de este último y lo hacía merecedor de una paliza. Sin embargo, el versículo 28 nos dice que el padre salió y le rogaba que entrara. Nuevamente vemos el corazón compasivo y amoroso del padre quien no le da a su hijo lo que merecía según la tradición de su cultura judía.

La mayoría de los comentaristas coinciden en que en esta parábola el hijo mayor representa a los fariseos que acusaban a Jesús de comer con pecadores.

Para nosotros hoy, representa a aquellos religiosos que siempre han estado en la casa del Padre (en el templo físico) pero que probablemente nunca han estado con el Padre, no conocen Su Corazón, al igual que este hijo mayor desconocía el dolor y la aflicción por la cual había pasado su padre pues de lo contrario se hubiera regocijado sabiendo que el regreso del hermano constituía un bálsamo para el corazón adolorido del padre ante la aparente pérdida de su hijo menor.

Aunque este hijo nunca se había alejado de la casa paterna, al igual que el menor, de alguna manera también había abandonado a su padre, envuelto en sus propios asuntos, sus tareas, sus responsabilidades pero sin haber tomado en cuenta el efecto que aquella partida había ocasionado al corazón de su padre.

Lamentablemente esa es la historia de un alto porcentaje de cristianos "nacidos de nuevo" quienes se dedican a la causa de Cristo e invierten su tiempo y sus energías de sol a sol en realizar la obra, pero no se han detenido a pasar tiempo con su Padre Celestial; no cultivan una relación con El, no conocen aquellas cosas que Le entristecen, o las que Le complacen, que Le traen gozo a Su Corazón como lo es el regreso de los perdidos a la Casa del Padre.

En una forma diferente, éstos también son hijos pródigos quienes desperdician sus vidas en actividades religiosas, cumpliendo sus deberes quizás creyendo en el fondo que esas responsabilidades le darán satisfacción y propósito pero que al final, los mantiene vacíos, sin satisfacción alguna, sin percatarse que como dijo el salmista, que sólo al acordarse de Dios, al meditar en El, su alma sería saciada "como de médula y de grosura" (Salmo 63).

Fue precisamente a estos fariseos "cumplidores de la ley" a quienes Jesús llamó "ciegos, guía de ciegos" ya que toda esta parafernalia de actividades religiosas y ministeriales provoca una especie de ceguera espiritual que no permite a los individuos que en ella participan, abrir los ojos a su propia condición, a su propia pecaminosidad porque no han entendido la Gracia de Dios a través de Cristo Jesús y piensan que con buenas obras podrán acallar sus conciencias ya que ademas, padecen de sordera espiritual provocada por todo el ruido y entretenimiento de sus actividades.

Esta discapacidad espiritual (ceguera y sordera) la podemos apreciar en la actitud del hijo cuando no se percataba de que con su actitud centrada en sí mismo (egoísta, orgullosa y egocéntrica) estaba deshonrando a su padre en una forma similar a la que lo había hecho el hijo menor; una ceguera de esa magnitud no puede conducir más que a convertirse en "sepulcros blanqueados" pues impide ver la suciedad que hay en sí mismos (nuestro pecado); pero al mismo tiempo, no deja escuchar la Dulce Voz que le ruega, que lo invita a "gozarse con los que se gozan".

La motivación del activismo religioso es el egoísmo, es la búsqueda de satisfacción centrada en mí misma; quizás en cierta forma, el hijo mayor se sintió desplazado, sus planes se habían destruído, ya no era él, el centro de atención sino el hijo menor; probablemente en ese momento su corazón estaba henchido de envidia y de celos. Una condición muy triste, pues estando en la casa de su padre, no había estado con él; en realidad, estaba lejos, aparentemente amargado (en el fondo sabía que esas actividades no lo llenaban pero el orgullo le impedía reconocerlo), no las disfrutaba.

Aplicación para mi vida:

Si no eres cristianas o no estás segura de serlo, dirígete a la Sección del blog (www.lahijaprodiga.blogspot.com) titulada "Diferencias entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios".

Para meditar:

Romanos 3:10: "No hay justo, ni aún uno, no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno..."

1. Es tu relación con Dios -no las actividades religiosas, no la iglesia, no los ministerios-, la prioridad en tu vida?

2.
Tu pasión es "conocerlo a El y el poder Su Resurrección" como dijo el apóstol Pablo en Filipenses 3:10? o acaso tu pasión, tu ganancia es todo aquello que en ese pasaje de Filipenses 3 el apóstol llamó "basura"?

3. Es también tu pasión dejarlo que El te conozca, es decir, venir delante de El sin caretas, derramar tu corazón con sinceridad en Su Presencia, no pretender ocultarle las interioridades de tu alma por más pecaminosas que puedan parecer, sabiendo que aún así El te ama y en Cristo Jesús te ha declarado justa, perfecta, santa y acepta? Recuerda las palabras de Jesús en Mateo 7:21 al 23 cuando le dice a un grupo de religiosos, quienes se ufanaban de todas sus actividades "nunca os conocí, apartaos de mí, hacedores de maldad". Qué tristeza si tuviéramos que escuchar de los labios del Maestro, que todo ese activismo religioso no es para El más que "maldad".

4.
Si por un tiempo Dios te pidiera que dejes de hacer todo lo que hoy haces, y que te sientes a Sus Pies, que elijas "la mejor parte, la que nunca te será quitada" que es escucharle a El, aprender de El, conocerlo más intimamente, mirar Su Rostro; te derrumbarías, te encontrarías sin sentido, sin rumbo?

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Lucas 15:24 "...porque este mi hijo muerto era..."

Luego de haber pasado nuestras primeras semanas de dolor y hasta de indignación al ver la manera en que el hijo deshonraba a su padre y las consecuencias que cosechaba, ha sido gratificante dedicar estas últimas reflexiones a disfrutar la restauración de esta vida a raíz de su arrepentimiento y la ABUNDANTE Y SUBLIME GRACIA que recibió al regresar a casa de su padre amoroso.

Te exhorto a que no leas estas meditaciones como una historia más, sino como tu propia historia de redención, que veas cada versículo como si estuvieras subiendo los peldaños de una escalera cuya culminación ha sido este maravilloso encuentro con Aquel que nos creó y nos rescató de nuestra vana manera de vivir.

En las próximas semanas continuaremos revisando los versículos de esta parábola hasta el final para escudriñar la historia entrelazada del otro hijo también pródigo a pesar de que siempre se mantuvo en la casa de su padre. Que Dios nos dé la gracia de no desperdiciar nuestras vidas en ninguno de los dos extremos en que lo hicieron estos hijos.

En nuestro versículo de este día, encontramos al padre explicando las razones por las cuales ha organizado todo esta celebración, cuando dice "porque este mi hijo muerto era y ha revivido; se había perdido y es hallado" ; notemos la calidez de estas palabras, por si acaso alguno de los siervos que estaban recibiendo instrucciones no había entendido la razón de tanta algarabía, el padre quiso que quedara claro que la única razón era haber hallado a su hijo a quien daba por muerto; estas palabras no contienen ningún reproche, ninguna acusación, ninguna condenación... sólo gracia...es como si el corazón del padre estuviera diciendo "lo único importante es que éste que es mío ya no se encuentra perdido para mí, ya no temo que esté muerto, estoy seguro de que está vivo y es suficiente para hacer fiesta".

Ese es el corazón de un padre amoroso, lleno de gracia y de misericordia, lo cual nos hace pensar en el corazón de nuestro Amante Padre Celestial. Sin embargo, es preciso que si bien debemos tener presente "cuál amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios" como nos dice el apóstol Juan en 1 Juan 3:1, no debemos jamás olvidar que ese proceso de adopción tuvo un costo incalculable y que sin embargo, el Padre no escatimó "ni aún a Su propio Hijo.."

Al igual que la apreciación del padre de que su hijo se encontraba muerto y perdido cuando estaba de espaldas a él en completa rebeldía, es en realidad la condición de toda la humanidad a partir de la caída de Adán y Eva; todos nos encontramos "muertos en delitos y pecados" como dice Efesios 2:1 pues este fue el decreto de Dios al darles las instrucciones en el jardín del Edén cuando les advirtió las consecuencias en caso de que desobedecieran: "porque el día que de él comas, ciertamente morirás.." (Génesis 2:17) es por esto precisamente que en Romanos 6:23 encontramos que la paga del pecado es muerte.

La desobediencia de Adán y Eva, convirtió este mundo en un cementerio espiritual donde los individuos viven la ilusión de creerse que están vivos y deambulan por las calles, las grandes avenidas, poblan las grandes ciudades, construyen y edifican sin darse cuenta que no se trata nada más que de sus grandes mausoleos y nichos...porque están muertos.

Así que la próxima vez que te encuentres en una gran ciudad, recuerda que llegaste al Gran Cementerio de "XXX"; quizás esta perspectiva nos ayude a tener algo de compasión por las vidas que están sin Cristo y sin Dios y al mismo tiempo nos haga más agradecidas de que nuestros cuerpos mortales han sido vivificados "por el Espíritu de Aquel que levantó de los muertos a Jesús" como nos dice Romanos 8:11, pues es por ese mismo Espíritu que somos llamados hijas de Dios (según continúa enseñándonos el versículo 14).

Ante el decreto de muerte de Dios, cuál pudiera ser el grito mudo de la humanidad? pienso que el mismo del apóstol Pablo en Romanos 7:24 !Miserable de mí! quién me librará de este cuerpo de muerte? ... qué bendición tan grande es que podamos dar también el grito de victoria que fue la respuesta del apóstol a su propia pregunta: " GRACIAS LE DOY A DIOS POR JESUCRISTO SEÑOR NUESTRO!!! porqué? porque solo a través de El soy vuelta a la vida, porque El mismo dijo: YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA, NADIE VIENE AL PADRE SINO POR MI" (Juan 14:6).

Por Su Gracia, Dios nos da el arrepentimiento que nos hace nacer de nuevo (pero nacer de verdad a la vida contrario a nacer muertos en delitos y pecados) pero no se queda ahí sino que Jesús nos dice que esa vida que El nos da es una "vida abundante" que no es más que vivir una vida satisfecha en El, llena de Su Espíritu, de Su Palabra, siguiendo Sus Pasos, amándole y experimentando Su Amor en retorno como nos dice Juan 14:21.

Aplicación para mi vida:

Si no eres cristiana o tienes dudas de serlo, dirígete a la Sección en el blog "Diferencias entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios".

Para meditar:

"Viene la hora y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios y los que la oigan, vivirán" Juan 5:21

1. Cuando escuchas que a través de Jesús tienes vida, qué clase de vida viene a tu mente? Reflexiona en Juan 6:68.

2. En señal de gratitud a Dios por la VERDADERA VIDA que te ha dado, cómo has puesto tu vida a Su Servicio para ser instrumento que traiga vida a tantos "muertos en delitos y pecados"? Pídele a Dios que te ponga el sentir de Su Corazón respecto a los que se pierden, que te ayude a verlos como "muertos en vida"; recuerda que de Gracia recibistéis y debes dar de gracia.

3. Ahora que estás viva, que has sido "revivida" que has "resucitado con Cristo" cómo estás supuesta a vivir? Colosenses 3:1 nos dice que ahora debemos "poner la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra", cómo lo aplicas a tu propia vida? estás más interesada en las cosas materiales, en los logros de este mundo, en tu apariencia física? en lugar de hacerlo en las "cosas de arriba"?

4. En Apocalipsis 3:1 hay una advertencia que como hijas de Dios debemos tomar en cuenta para que no tengamos que escuchar tristemente de los labios del Señor, reprendernos diciendo "Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives y estás muerto". Cómo está mi relación con Dios? viva o muerta? creciente o desfalleciendo? Nos podemos engañar creyendo que porque fuimos salvas, estamos en una congregacion, servimos allí, ya tenemos vida... recuerda mi amada JESUS ES LA VIDA, es nuestra relación con El lo que importa, que El nos moldee, que le obedezcamos que vivamos para adorarle.











martes, 15 de septiembre de 2009

Lucas 15: 22-23 "...el padre dijo...sacad...traed..."

Espero que hayas estado disfrutando tanto como yo, este reencuentro entre el padre y su hijo; esta celebración del perdón y el amor.

Hoy esta celebración continúa y encontramos que el padre ni siquiera permite que su hijo termine de hablar. Pudiéramos pensar que con esta actitud lo estaba ignorando o que el hijo pudo sentirse rechazado porque además de no dejarlo concluir su "discurso" ni siquiera le responde refutándole su declaración de que no era digno para quitarle el peso de la culpa y verguenza; el padre sabía que su hijo no era digno, pero en este momento lo importante es que había regresado.

Tampoco el padre lo reprochae, ni le recuerda el dolor que le causó al marcharse sino que el padre veía hoy a este hijo andrajoso, "afligido y menesteroso" necesitado de gracia y de perdón para recuperar la paz de su alma, y de eso se ocupó el padre de dar las instrucciones precisas para restaurarlo a la condición de hijo.

El padre no le impuso condiciones ante su regreso, ni reglas, solo le dio aceptación incondicional, no se acordó más de su pasado, de su rebelión. Mientras tanto, aquel hijo que había ensayado su discurso para ganarse el favor del padre, simplemente queda mudo delante de la presencia del mismo, escuchando y observando atento cada detalle en el cual el padre está involucrado.

Aunque el hijo le ha declarado que no es digno de llevar ese título, el padre toma la precaución de que se le restaure a su condición original, no como siervo según pretendía el hijo qu elo recibieran, sino como un verdadero hijo que nunca ha defraudado al padre tal como nos dice Efesios 1:6 que "somos aceptos en el Amado"; veamos el significado de cada uno de esos detalles y lo que representa para las hijas pródigas quienes hemos llegado a los pies de la cruz a recibir "Gracia sobre Gracia":

1. El mejor vestido: según los comentaristas éste estaría reservado bien sea para un huésped de honor o pertenecía al mismo padre. Tal como dice Isaías 61:10 "me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó con manto de justicia", este manto de justicia es el que ha sido colocado sobre cada una de las hijas que han venido con un corazón arrepentido delante del Padre Celestial y El ha ordenado "quitadle esas vestiduras viles... he quitado de tí, tu pecado y te he vestido ropas de gala..."


2. Un anillo en su dedo: este era un símbolo de autoridad; según los comentaristas, este anillo tenía el sello familiar, por lo que lo restauraba a su posición de hijo; igual como ocurre hoy con la humanidad caída que al venir a Cristo le es restaurada la autoridad que Dios había dado a Adán y Eva en el jardín; nuestro sello es el Espíritu Santo, que nos señala como posesión de Dios, esto es como "linaje escogido, real sacerdocio, nación, santa, pueblo adquirido por Dios para anunciar las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas a Su luz admirable" según 1 Pedro 2:9.

3. Calzado en los pies: signo de hombre libre porque quienes iban descalzos eran los esclavoss; el padre le está comunicando "te recibo como a hijo, no como a siervo ni como esclavo", eres libre de la culpa, la verguenza, el dolor por el pasado, por el pecado; no te condeno, no te reprocho; similar a la declaración de los labios de Jesús "si el hijo os libertare, seréis verdaderamente libres" en Juan 8:39 pero previamente Jesús se había referido a que "todo aquel que practica el pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa pra siempre; el hijo sí queda para siempre"

4. Banquete con el becerro gordo: este era el mejor becerro, el cual era reservado para las ocasiones más especiales; según uno de los comentarios revisados este es un símbolo de "la abundancia exhuberante de las bendiciones de la salvación"; en Isaías 25:6 nos dice que el Señor haría "banquete de manjares suculentos... de vinos refinados... de sustanciosos tuétanos" para todos los pueblos y más adelante Jesús nos diría que El era "el verdadero pan del cielo...Yo soy el pan de vida. El que a mí viene nunca tendrá hambre y el que en mí cree no tendrá sed jamás" (Juan 32-35). Espero que hayas notado el detalle de que cuando Jesús se refiere a Sí mismo como el Pan de Vida nos dice que saciará no solamente nuestra hambre sino también nuestra sed; creo que a nadie se le ocurriría comer pan cuando se encuentra seediento, sino beber algún líquido. Pero Jesús como "Pan de vida" es el que "suple todas nuestras necesidades conforme a Sus abundantes riquezas en gloria..." (Filipenses 4:19), El no está limitado en tiempo, espacio ni materia.

Aplicación para mi vida:

Si no eres cristiana o tienes dudas de serlo, dirígete a la Sección en el blog "Diferencias entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios".

Para meditar:

"Me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó con manto de justicia" Isaías 61:10

1. Reflexiona en Tito 3:5 y alaba a Dios por Su misericordia.

2. Si te resulta difícil percibir a Dios como el Dios de Misericordia, toma lápiz y papel y escribe los versículos de Miqueas 7:18 y 19; luego haz una lista de las características de Dios que presentan dichos versículos y lo que hace con nuestro pecado.

3. Ora estos versículos de Miqueas 7:18 y 19 para tu vida, pon tu nombre en ellos, personalízalos. Vuelve y alábalo por Su Misericordia.

4. Los versículos de este blog son 1a Corintios 15:10 y Mateo 10:18. Recuerda que donde quiera que estés hoy, perdonada, aceptada, liberada, ha sido por Su Gracia y Misericordia; da generosamente esa gracia y misericordia a aquellas pródigas que hagan sedientas, hambrientas del Pan de Vida, del Abrazo del Padre... pero no lo saben.


domingo, 6 de septiembre de 2009

Lucas 15:21: "...padre he pecado..."

La semana pasada nos regocijamos con el gozo del padre y su desborde de amor para con su hijo a quien creía perdido.
Parecería que el gozo por "haberse encontrado algo que se creía perdido" es la enseñanza que Jesús quería fijar en las mentes y corazones de los fariseos quienes lo acusaron de recibir a pecadores y publicanos; ese gozo conjuntamente con la búsqueda incansanble de "lo perdido" constituye el común denominador de las tres parábolas.
Sin embargo, solamente las dos primeras coinciden en el lugar donde se da el regocijo; esto es:
1. Cuando se encontró la oveja perdida (Lucas 15:3-7): versículo 7 "...os digo que hay más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente..."
2. Cuando la mujer encontró su moneda perdida (Lucas 15:8-10): versículo 10 "...hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente"
Al concluir con las dos anteriores y continuar con la parábola del hijo pródigo, encontramos lo que pudiera parecer un contraste ya que en esta ocasión el gozo se da en el corazón de una figura paterna "común y corriente", no así en el ambiente celestial. Sin embargo, si volvemos a los versículos 7 y 10, encontramos que el gozo se produce "en el cielo", palabra que en este contexto, según algunos comentaristas en realidad se refiere a Dios mismo.
Por otro lado, en el versículo 10 se menciona que el gozo se origina "delante de los ángeles de Dios" lo que implica que la fuente del gozo era externa y se encontraba frente a los ángeles; en algunas versiones de la Biblia lo cita como "en la presencia de los ángeles de Dios..." en cuyo contexto tendría igual sentido ya que uno de los significados de la palabra presencia es: "estado de una cosa que se halla delante de otra".
Aún más, si vamos a Apocalipsis 5:11 donde el apóstol Juan cuenta que en su revelación vió "...muchos ángeles alrededor del trono..." pudiéramos entender que el Trono está colocado frente a los ángeles, es decir "delante de los ángeles de Dios...", por lo que coincidirían los versículos 7 y 10 en que el gozo "en el cielo", "delante de los ángeles" es el gozo de Dios mismo; entonces, en medio del aparente contraste entre las parábolas, existe una similitud esencial la cual parecería que Jesús quiso dejar aún más clara al usar la figura del padre en la última del trío de parábolas: Dios Padre hizo todos los arreglos para encontrar lo que se había perdido y una vez logrado Su objetivo, hay gozo en Su corazón.
Volviendo entonces a la parábola, nos encontramos con que "el objeto" (hijo pródigo) de todo este regocijo aparentemente no puede disfrutarlo pues, ante las manifestaciones de amor, perdón, gracia y misericordia del padre, la respuesta del hijo es "...padre he pecado contra el cielo y contra tí..." , es decir, necesitaba confesar su pecado, reconocer que había fallado, pues, ese pecado sin confesar no le permitía disfrutar la presencia y el amor de su padre.
Lamentablemente aún peor ocurre con nuestras vidas cuando no obstante haber recibido el perdón del Padre Celestial luego de haber vuelto a El con arrepentimiento nos perdemos del disfrute de Su Presencia ya sea por pecado oculto o por no entender la magnitud del perdón otorgado en la cruz y nos mantenemos creyendo las mentiras de Satanás quien vive acusando a los hijos de Dios, impidiéndonos regocijarnos en los brazos de nuestro Padre.
Aplicación para mi vida:

Si no eres cristiana o no estás segura de serlo, dirígete a la sección "Diferencias entre una criatura de Dios y una hija de Dios".

Para meditar:
Isaias 12:6: "Regocíjate y canta oh, moradora de Sión porque grande es en medio de Tí, el Santo de Israel"
1. Ora al Señor que te muestre si hay algún pecado oculto en tu vida que necesites confesar como dice el Salmo 19:12. Confiésalo delante de Dios dándole gracias por haberte perdonado en la cruz del calvario y pidiéndole que te muestre si necesitas confesarlo a alguien más para que seas sanada según Santiago 5:16 (en este caso, debes actuar con prudencia asegurándote de que se trate de una persona con la suficiente madurez espiritual); si tienes que pedir perdón a alguien, pídele a Dios que prepare su corazón para el momento indicado en que debas hacerlo.
2. Recuerda que Aquel que dejó Su Trono para perdonar tus pecados y lavarte de toda maldad, decidió no acordarse más de ellos como nos dice el autor del libro de Hebreos tanto en el capítulo 8 versículo 12 como en el 10 versículo 17 y como nos recuerda la Biblia una y otra vez; El nunca haría tal cosa pues sería declarar nulo Su propio sacrificio, Su Pacto Eterno; por lo tanto, cuando sientas acusación por pecado confesado y reparado recuerda que "no hay condenación para los que están en Cristo Jesús" como nos dice Romanos 8:1.
3. Entonces, regocíjate y canta porque Grande es en medio de tí, el Santo de Israel; deléitate en el amor y la ternura de Tu Padre Celestial quien "se gozará por tí, con alegría...se regocijará por tí, con cánticos" (Sofonías 3:17)

sábado, 29 de agosto de 2009

Lucas 15:20 "aún estaba lejos, lo vio su padre y fue movido a misericordia..."

Por fín llegamos a la cúspide de esta narración cuando se produce el anhelado encuentro entre el padre misericordioso y el hijo que estaba perdido.

En la narración Jesús nos dice que cuando todavía el hijo estaba lejos, el padre lo reconoció; de donde deducimos que el padre estaba a la expectativa de este retorno; no había olvidado a su hijo a pesar del tiempo transcurrido y lo reconoció aún por encima de los posibles cambios que se habían producido en el experimentado por la hambruna y el trabajo que pasó en la tierra lejana, ahora seguramente se encontraba más delgado, desgastado, harapiento, como un mendigo... y quién sabe si hasta su espalda se había encorvado por el cansancio.

Este versículo se desarrolla alrededor de la actitud del padre quien no se queda sencillamente observando al hijo acercarse sino que toma la iniciativa de ir a recibirlo, corriendo a pesar de que en su contexto cultural esto se consideraba como una práctica no digna de un anciano; pero por encima de su reputación, él antepuso el amor por su hijo; para el hijo debe haber resultado inquietante ver a su padre correr hacia él, conociendo las implicaciones de dicha carrera para la imagen de su padre frente a su comunidad.

No solamente se apresuró a buscarlo sino que se colgó de su cuello, lo abrazó y lo besó. Todo en un desborde de gozo y de amor, porque cuando lo vió "fue movido a misericordia". En este versículo la palabra ¨misericordia¨ en el original griego significa "sentir que las entrañas anhelan" o amor entrañable; así mismo, puede interpretarse como compasión; por lo tanto, aquí vemos el amor entrañable del padre, la compasión hacia un hijo que no merecía ningún favor de su parte, pues lo había deshonrado cuando le dió la espalda y se marchó.

Y precisamente uno de los nombres con que se identifica a Dios es "Padre de misericordias y Dios de toda consolación" como lo describe 2a. Corintios 1:3.

Recordemos que esta parábola fue la respuesta de Jesús a los fariseos que le acusaban de relacionarse con los pecadores; por lo que al narrar la historia de cómo el padre se deshonra y desborda en gozo, amor y recibimiento cálido al hijo que había estado apacentando cerdos(actividad considerada inmunda para los judíos) El les estaba enseñando la compasión del corazón del Padre Celestial por aquellos a quienes ellos menospreciaban por no considerarlos justos.

En medio de todo este recibimiento, tenemos al hijo quien probablemente nunca soñó con este regreso a casa de su padre, pues, si recordamos su intempestiva salida con las manos llenas de dinero por la venta de los bienes entregados por el padre, pudiéramos pensar que sus planes serían volver cargado de triunfos, logros, historias... pero su triste realidad era otra: volvía con las manos vacías, con sentimientos de frustración, sueños truncados. Nada que presentar delante de su padre para ganar su aprobación.

Ese hijo pródigo representa a toda la humanidad quienes no tenemos ninguna medalla, logro ni triunfo que podamos traer delante del Padre Celestial para impresionarlo, para ganar Su Favor ni Su Aceptación, pues como dice Isaías 64:6 "...pues todos nosotros somos como cosa impura, todas nuestras justicias como trapos de inmundicia..."

Según algunos comentaristas, esta parábola debía llamarse "Parábola del Padre Misericordioso o Compasivo" entendiendo que este es el personaje central de la historia; todos coinciden que la figura del padre representa al Padre Celestial.

Más allá del encomiable acto de misericordia del padre a quien no le importó su dignidad o reputación cuando corrió a recibir a su hijo, nosotros tenemos el acto incomparable de Dios Padre quien corrió porque "...es rico en misericordia, por Su Gran Amor con que nos amó, aún estando nosotros muertos en delitos y pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)" (Efesios 2:4-5) y lo hizo dejando Su Trono, a través de la persona de Jesús quien "no estimó ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a Sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres...hasta la muerte y muerte de cruz" (Filipenses 2:6-7).

Cuando nosotros volvemos a casa del Padre, reconociendo que no hay nada que podamos presentarle para que nos acepte, sino que por el contrario estamos afligidos y menesterosos de Su Gracia, El nos recibe con los brazos abiertos desde la cruz del calvario, nos abraza y nos besa... diciéndonos "bienvenido a casa, te he estado esperando".

Aplicación para mi vida:

Si no eres cristiana o no estás segura de serlo, dirígete a la sección "Diferencias entre una criatura de Dios y una hija de Dios".

Para meditar:

Juan 3:16 "Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a Su Hijo Unigénito para que todo aquel que crea en El no se pierda más tenga vida eterna"

1. Puedes decir que sinceramente te deleitas en el amor del Padre Celestial? es este amor más que un simple conocimiento teológico, una realidad en tu vida?

2. Has considerado que al tratar de ganar el favor de Dios mediante obras o logros; no solamente estás haciendo esfuerzos vanos, sino que también estás pecando de incredulidad al no aceptar la salvación por Gracia?

3. Partiendo de Jeremías 31:3 que nos dice: "Con amor eterno te he amado por tanto te prolongué mi misericordia" medita en el amor incondicional que Dios nos da a través de Su Hijo Jesús por lo cual el apóstol Pablo pudo decir en Romanos 8:35 y 39: "quién nos separará del amor de Cristo? ...ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús, Señor Nuestro"

martes, 25 de agosto de 2009

Lucas 15:19: "...Ya no soy digno de ser llamado tu hijo..."

Habíamos terminado la ocasión anterior, examinando nuestra actitud de verdadero arrepentimiento o no; es decir, sin excusas, sin dobleces, sin superficialidad, sin acusar a nada ni nadie más; en fin, asumiendo mi responsabilidad delante de Dios por mis actos; y una vez perdonada, valorar esa salvación tan grande, para vivir en constante gratitud y adoración a Aquel que me salvó.
Es necesario recordar que todavía el hijo no ha llegado a su padre; se encuentra en su tiempo de reflexión y meditación previo a su retorno a casa.
Es en medio de esa introspección que lo encontramos esta semana, "ensayando" cómo declarar su indignidad a su padre y medita para sí: "Ya no soy digno" , es decir, no merezco, no me corresponde, no es apropiado que sea llamado tu hijo; notemos la palabra "Ya" pues implica que el hijo entiende que hubo un tiempo en que "sí lo merecía, sí era digno".
En este momento parece valorar lo que menospreció anteriormente cuando reclamó su parte en la herencia, renunciando así a su posición, sus derechos, al nombre y al respeto que le correspondían por ser hijo.
Ahora entendiendo que no tiene derecho a pedir nada, sino ser tratado como aquellos que deben trabajar para ganarse mucho menos de lo que él recibía solamente por su condición de hijo.
Pudiera interpretarse que en lo profundo de su corazón, veladamente el hijo estaba buscando una manera de ganarse lo que el padre decidiera darle a su regreso, cuando piensa en decirle "hazme como a uno de tus jornaleros" es decir, "no te preocupes voy a trabajar para pagarte".
Desafortunadamente todavía no había entendido que ni antes ni ahora ni nunca, iba a a ser digno de ser llamado "hijo" porque un verdadero hijo no necesita ganar ese título, simplemente ser hijo tiene que ver con lo que "él o ella es".
Tú que lees esta meditación hoy (y yo que la escribo) sabemos que esa es (o para muchas entre las cuales gracias a Dios me encuentro, lo fue en una época) nuestra búsqueda incansable: ser justificadas por nuestras obras, sentirnos menos indignas al hacer buenas obras; callar nuestra conciencia, aplacar nuestra culpa con actos de bondad.
Esta ha sido, es y continuará siendo la búsqueda incansable de la humanidad: buscar en sí mismo y en sus actos, en su comportamiento: el ser llamados dignos; creer que por sí mismo puede comprar el favor de cielo, ganarse el perdón del Creador del Universo.
Nada puede estar más alejado de la realidad, porque cómo pueden mis obras borrar la condición de mi corazón? ya que si nos detenemos a revisar cuál es la veradera motivación de esas obras que hacemos para ganar la salvación o el perdón, descubriremos sin temor a equivocarnos que están inducidas por nuestro egoísmo pues en realidad procuran el bien propio; por lo que esas "nuestras mejores obras" (nuestras justicias) se convierten en lo que Isaías 64:6 llama "trapos de inmundicia" es decir, que no sirven para nada sino que nos dejan "caer como la hoja y que nuestras maldades nos lleven como viento" tal como continúa proclamando el profeta en el versículo 7.
La solución a esta búsqueda no está en mí, no estaba en esta tierra; estaba en el cielo y de allí "fue hecho carne y habitó entre nosotros (y vimos Su Gloria, gloria como del Unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad" según nos enseña el Apóstol Juan en el capítulo 1 de su evangelio.
Esa solución a mi culpa, a la conciencia de pecado en mi corazón que me roba la paz, se llama Jesucristo, el Unico hallado digno para abrir el libro que declara la propiedad de Dios sobre toda la creación, porque "ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, era digno de abrir el libro ni aún mirarlo" solamente el Cordero Inmolado, el León de la tribu de Judá como podemos ver en Apocalipsis 5.
Aplicación para mi vida:
Si no eres cristiana o no estás segura de serlo, dirígete a la sección "Diferencia entre ser una criatura de Dios y una hija de Dios".

Para meditar:
"Porque por gracia sois salvos por medio de la fe y esto no de vosotros pues es don de Dios, no por obras para que nadie se gloríe" Efesios 2:8-9
1. Pidamos a Dios que nos ayude a identificar aquellos pensamientos que me llevan a buscar en mí misma (o en mis actos) sentirme digna de acercarme a Dios. En la medida en que los identifiquemos, pidamos perdón a Dios por hacer vano Su sacrificio en la cruz y por menospreciar que hemos sido "salvos por gracia".
2.Recuerda siempre que no importa el tiempo que ha transcurrido desde tu conversión, no importa todo lo que hayas hecho por la causa de Cristo, todavía tu salvación sigue siendo por gracia. Permite que Dios te muestre si has caido en la actitud del fariseo de Lucas 18:9-14 quien entendía que por sus obras religiosas Dios lo declaraba justo.
3. Meditemos en los beneficios de vivir con un corazón "contrito y humillado" como el del publicano quien "fue declarado justo" porque entendió que en sí mismo no había posibilidad de encontrar dignidad.
4. Que podamos recibir la bendición de asimilar "que Dios es el que justifica" según Romanos 8:33 para que vivamos de rodillas con corazones agradecidos y sin apuntar el dedo acusador hacia los demás. Y como el apóstol Pablo podamos decir "...no soy digno...pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y Su Gracia no ha sido en vano para conmigo" (1a. Corintios 15:9-10)